Roraima, mi historia

Comenzare esta historia hablándoles ” del viaje que cambio mi vida”. Nuestra  Venezuela tiene lugares hermosos cada uno con una particularidad distinta y encanto propio, pero entre todos mis viaje ningún lugar me había impresionado tanto, hasta que conocí Roraima. Todo comenzó con una foto que me gusto en la red social Facebook e inicio mi búsqueda de como llegar al lugar y con quien podía ir, entre la investigación contacte una empresa turística, compre botas, mochila, sleeping y ropa adecuada porque admito que entre mis tantos viajes generalmente con mas confort no me había visto en la necesidad de adquirir mi propio equipo mochilero.

Se acercaba la fecha del paseo y en los comentarios de algunos conocidos estaban historias del tepuy, las cuales admito me parecían solo mitos y leyenda. entre tantas recomendaciones estaba prepararme físicamente y con tan poco tiempo para el viaje recurrí subir al Avila días antes lo cual resulto no ser tan buena idea, ya que aparecieron ampollas en mis pies las cuales me acompañaron en el gran viaje.

2

Llego el día, Roraima me esperaba, quede en encontrarme con el guía de la agencia turística en el terminal de oriente carretera a Guarenas, tomamos un expresos occidente hasta Santa Elena de Uairen (actualmente hay que dormir en el terminal para poder adquirir los pasajes), en el camino pasamos por la localidad del Guapo donde paramos a comer, ahí probé unas de las mejores cachapa que he comido, si alguna vez pasan por hay deben probarlas, la segunda parada fue en Km 88 llamado Las Claritas, un lugar minero donde dicen se maneja el contrabando, 5 min mas tarde me encuentro con el primer cartel que dice BIENVENIDOS AL PARQUE NACIONAL CANAIMA, mi corazón  se aceleraba, estaba cada vez mas cerca del destino, el camino era hermoso y quería salir por la ventana del bus en cada salto, cascada o rió  que me encontraba. Mi emoción creció cuando veía a lo lejos, no podía creer que este país teníamos  “Montañas cuadradas”, fue así como las llame aquel día.

Llegamos a la comunidad indígena San Francisco de Yuruani donde conocimos al porteador; persona que nos ayudaría a cargar la comida, actualmente cargan 15 kilos y tienen un costo de aproximadamente 20.000 bolívares por dia. En esa comunidad esperábamos el Jeep que nos llevaría a  Paraitepuy el cual llegó pasada las 8:00 pm por lo que nos tocaría pecnotar en esa comunidad lo cual no me agradaba mucho ya que me habían hablado del hermoso amanecer que se observa en Paraitepuy por lo que nos toco pagar extra al chofer del Jeep para poder viajar esa misma noche hasta allá. Hacia mucho frío al llegar, comimos y dormimos en una posada sencilla y muy acogedoras en Paraitepuy.

4

Despertamos a las 4:15 am para ver lo que sería ” El mejor amanecer que habían visto mis ojos” fue lo máximo, ver miles y miles de estrellas moverse, muchas luciérnagas y como el cielo cambia de color, el sol sale por el tepuy Roraima y del  mirador donde nos encontrábamos se podía ver la cadena de tepuyes los cuales llevan por nombre : Tramen,  Illú, Karaurin, Yuruaní, Wadakapiapo, Matawi o Kukenán( significa si me subes mueres) Roroima o Roraima (Madre de todas las aguas. Con esa vista comencé a sentir emociones que no había sentido antes, y marco el inicio de los mejores días.

Día 1 Empezamos una larga caminata por 6 hrs aproximadamente, atravesando varios riachuelos donde podíamos ir recargando el agua, llegamos al campamento Rio tek donde pagamos por dejar guardada la comida que comeríamos a al bajar. Seguimos el camino y entre ríos aprovechábamos de bañarnos para refrescarnos, seguimos hasta la capilla la hermita y de ahí hasta llegar a Kukenan, el campamento donde pasaríamos la noche, pudimos comer y dormir entre tantos puri puri ( insectos del lugar).

Día 2
Nos despertamos temprano y seguimos nuestra caminata donde la vegetación había cambiado, dejamos atras la sabana, pasamos por unos pantanos e iniciamos las subidas, una tras otras hasta llegar al campamento base, pude llegar como al medio dia, horas antes que el resto del grupo, ahí tenía el tepuy en frente, pregunte donde podía bañarme y wow el rio es como hielo de la nevera, pero una vez dentro se te pasa el frio. Me acosté a contemplar el tepuy de cerca y algo extraño ocurrió, En ese momento paso un helicóptero y pude ver como en cuestiones de segundos el tepuy se tapo por completo y al irse  dicho helicóptero se despejaba, me dije : Ey que paso aquí? Trate de no darle importancia, al pasar una hora sobrevuela otro helicóptero y sucede lo mismo, en ese momento llega el resto de mis compañeros, les comente lo sucedido y el guía criollo ( nombre utilizado por los pemones hacia nosotros) comenta que el tepuy es celoso que no le gusta el ruido, lo cual me habían comentado anteriormente y no creía. llegó la noche  y fue hermosa llena de estrellas, decidí sacar el aislante y recostarme a mirar aquel paisaje que me enamoraba hasta quedar dormida, el guía me despertó para que entrara a la carpa pues me congelaría afuera.

5

Día 3.

Madrugamos, comimos y comenzó la caminata, esta vez la vegetación cambió completamente era mas densa y las subidas cada vez mas fuertes, el cansancio era agobiante pero solo ver al tepuy cada vez mas cerca aumentaban  las ganas de seguir, comenzaba a llover y los truenos era cada vez mas fuerte,  llegue a “La pared” y se me erizo la piel sentí la necesidad de tocarla, fue como un corrientaso lo que paso por todo mi cuerpo y comencé a llorar no sabia el por que solo LLORABA ( en cada uno de mis ascensos sucede lo mismo) hable con Roraima me presente, le pedí permiso para seguir. SENTÍ QUE ME ESCUCHABA, sentí que veía, sentí que me hablaba fue algo sorprendente. Al pasar las horas llegaron mis compañeros junto con el guía el cual nos pregunta que si ya habíamos pedido permiso a Roraima? La saludaron? Se presentaron y yo sin saber que debía hacerlo (SOLO SENTÍ LA NECESIDAD UNA VEZ QUE LLEGUE AHÍ) algunas personas comentan que hay un portal que te traslada a otra dimension. Que en esa pared es la puerta a Roraima y que todo lo que visto en la cima no es ni la cuarta parte de lo que hay dentro “OTRO MUNDO”
Seguimos hasta llegar al paso de las lagrimas donde entre en shock me quede paralizada no podía hablar, era un tramo muy peligroso, pero al pasarlo estaría la cumbre y fue lo que me motivo a seguir, al llegar mis lagrimas aparecieron y solo me preguntaba “donde estoy?, parece otro mundo” y entendí porque Arthur Conan Doyle lo llamó EL MUNDO PERDIDO en 1912. Te quedas perplejo esperando que salgan los dinosaurios de algún lugar

Llegamos a los hoteles o campamentos para pernotar son pequeñas cavernas o cuevas que se encuentran en la superficie, esa noche no paro de llover, el frio era terrible como si nos fuera a dar hipotermia.nos fue imposible salir de la carpa para cocinar.

1

Día 4

Desperté temprano para buscar un buen lugar donde ver el amanecer, horas después comenzó la caminata por la superficie, llegamos a la ventana y no se podía ver nada, cuentan los pemones que la montaña es sagrada y la energía de los visitantes influye en el clima. Así que les tome las manos a todos mis compañeros y les dije en voz baja: lo logramos estamos aquí después de caminar tantas hrs hagamos que valga la pena, duramos mas de media hora concentrando energías y pidiéndole con el corazón a Roraima que se dejara ver, cual fue mi sorpresa al abrir mis ojos. No me alcanzaba la vista para ver tanta belleza, para ver toda la inmensidad de la sabana, se logra divisar hasta el amazonas, fue un momento muy emotivo nos abrazamos lloramos y agradecimos a la.madre de todas las aguas por permitirnos ver tanta belleza. Luego Nos dirigimos a los Jacuzzis naturales donde nade en aguas heladas y mágicas. Entre las alturas del Roraima existen una especie de ranitas que no saltan solo giran y se arrastran, plantas carnívoras que se alimentan de insectos y cráteres que parecen del planeta Martes. Debido a la fuerte lluvia nos tuvimos que regresar al campamento y no podíamos salir de la carpa, pero fue tanta mi insistencia que el porteador pemon me llevo solo a mi de recorrido por lugares extraordinarios y recibiendo bendiciones en forma de lluvia. Al llegar la noche el cielo nos regalo destellos rojos, incluso se veían a través de la carpa, a media noche sentía la presencia como de de niños rodeando la carpa, me quede sin aliento pero no me atreví a salir, mi compañera de carpa justo esa noche quedo dormida profundamente. Pero nunca tuve miedo “sentí que sea lo que sea que estaba afuera no era algo malo ya que sentía solo buenas energías. Fue una larga noche sin poder dormir pues estaban inquietos los pasos, las luces y el ruido era cada vez mas fuerte.

7

Día 5

Me desperté a las 4 am y le pregunté al guía, que si ahí no hay una cueva porqué debo ir. Me comenta que si que hay  una cueva llamada ojos de cristal o mejor conocida como cueva del guacharo pero que ese día debíamos bajar y que no daba tiempo a lo que le pedí que por favor me llevara y le insistí muchisimo, desarme la carpa y ya a las 4.30 am estaba lista y nos llevo. Mis compañeros empezaron a preguntar entre ellos si alguno se había parado en la noche  a cocinar pues habían sentido muchos pasos. Otros preguntaban si habían perros o algún animal de mediana estatura ya que ellos también habían sentido los pasos. Coincidimos en que nadie se paró ni al baño en toda la noche y el guía nos explicó cuales eran los únicos animales que habitaban en la cima, lo que hacía mas misterioso lo sucedido el día anterior.
> > Al entrar sentí otra vez la presencia de algo o de alguien, me quede sola por un rato hasta que me sentí en paz, es como si fuese cumplido mi misión (en la actualidad en cada ascenso cada vez llego mas lejos en la cueva aún no consigo su fin ya he caminado en ella como dos 2 hrs, hay un rio subterraneo hermoso y sigo en la búsqueda de saber que mas hay allí.) También hay una arcilla sagrada con lo que solo los pemones la agarran pintan a los visitantes según su personalidad y te explican en Taurepan (indioma pemon)  y en español.
Al llegar al campamento nos toco iniciar el descenso, mi corazón se lleno de tristeza pero sabía que volvería, el camino de regreso fue duro y me llevo mas tiempo de lo esperado debido a las ampollas en mis pies y el cansancio, me pasaron cargada los dos rios pues me puse muy mal y ya no tenía la emoción o motivación de ver a Roraima cada vez mas cerca para seguir.

3

Día 6

Llegó el día de retornar a casa me desperté muy temprano y comenzó la caminata desde rio Tek hasta Paraitepuy
algunos de mis compañeros me acompañaron  dándome animo en cada paso para poder completar mi viaje llegue en hrs de la tarde donde nos esperaba el jeep para retornar a san francisco.

Pero ahí no termina la historia empieza otra me queda como experiencia que si no crees en algo al menos debes respetar las creencias de los demás
fui con ganas inmensas de regresas al tepuy con vida propia ,me fui siendo una incrédula y regrese a casa siendo creyente. La felicidad no la encontré en el confort, ni en hoteles, fui feliz sin agua caliente, con poca comida, sin música, sin lujos y con mucho frio. En la montaña somos todos iguales sin importar estratos sociales ni raza todos nos volvemos los mejores amigos o casi familia.
Al llegar a casa siguió mi búsqueda de información sobre el tepuy, documentos e historias me informaban que no era la única que había sentido aquellas presencias, la historia cuenta que son Sunkies (ovni) seres de almas blancas, guardianes de la entrada del mundo subterráneo o Roraima, los pemones le llaman Amaikok y dicen que son criaturas bondadosas que en varias ocasiones han auxiliado a exploradores extraviados.

Estoy enamorada completamente de ella y actualmente subo varias veces al año pues no paro de decir que Roraima me llama, así que te invito a que vivas esta experiencia por ti mismo, conoce Roraima, conoce Venezuela y haz que cambie tu vida como cambio la mía.

6

Compartir

Comments are closed.